//
estás leyendo...
Uncategorized

Boceprevir y Telaprevir

(esta entrada antigua tiene una actualización posterior aquí)

Creo que muchos estamos evaluando telaprevir y boceprevir en hepatitis C. Estos fármacos probablemente van a ser usados en algunos pacientes F2 y la mayoría de F3 y F4. Pero estos pacientes apenas están representados en los estudios de boceprevir. En pacientes naïve, la población con F3 y F4 en el estudio pivotal de boceprevir es minúscula, y en ella no se alcanzan resultados significativos (?!) – el resultado no es valorable por falta de muestra.

En la evaluación económica, creo que calcular el coste/paciente con RVS es “tirarse a la piscina”. Con eso, estamos comparando directamente las ramas de tratamiento de dos estudios distintos, con pacientes distintos: estamos asumiendo una comparación indirecta no ajustada, algo nada recomendable.

Creo que, a menos que seamos capaces de hacer una comparación indirecta ajustada, es preferible asumir que no sabemos si hay diferencias entre ellos y calcular el coste por paciente en diversos subgrupos de pacientes, calculando una media ponderada de lo que le puede pasar a ese paciente.

En el cálculo de costes, existe la tentación de extrapolar directamente el itinerario de las distintas posibilidades que se dan en el ensayo. Pero hay que tener en cuenta que, si vamos a tratar sólo a F3, F4 y algunos F2, no se van a comportar tan bien como los F1 y F2.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Boceprevir y Telaprevir

  1. Me parece complicadísimo hacer una evaluación rigurosa de estos fármacos para predecir su coste-efectividad. Ojalá hubiera algo hecho, pero las guías clínicas de expertos se empeñan en dar evidencia/experiencia A1 a la recomendación de IP en todos los paicentes; y ahora mismo sabemos que eso no es una opción posible. Tanto los médicos como los pacientes presionan como si siempre más y más nuevo fuera lo mejor, repitiendo las presiones de la industria; nadie considera los problemas que habrá, no sólo económicos sino de interacciones o de adherencia que en los ensayos clínicos siempre pasan desapercibidos. Espero que finalmente se consensúe un protocolo nacional y que el sentido común y los conocimientos científicos se impongan al resto.

    Publicado por compi1 | 6 de marzo de 2012, 10:02 pm
  2. Hay una comparación indirecta, pero está sólo en forma de abstract de un congreso: ver aquí (abstract 139). No me convence, porque hace una comparación ajustada con los resultados brutos, sin tener en cuenta, al menos, que los pacientes no son iguales. Habría que limitarse, creo yo, a hacer una comparación en los pacientes naive F1 y F2, aunque tendría poco valor porque los que vamos a tratar en España son sólo F3, F4 y algunos F2. Y luego se podría hacer una comparación indirecta también subgrupo a subgrupo en los pretratados. Otro problema es que el comparador común (IFN+RBV) no está usado siguiendo las mismas pautas en ambos estudios.

    Publicado por emilioalegre | 16 de marzo de 2012, 12:10 pm

Deja un comentario. ¡Muchas gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: