//
estás leyendo...
Uncategorized

Antirretrovirales para África

El 1 de Diciembre es el día de la lucha contra el SIDA. Sabemos que la epidemia del SIDA en África acaba con la vida de millones de personas cada año. Los medicamentos para el VIH son muy caros porque están bajo patente comercial, pero resultan baratísimos de fabricar (más de 100 veces menos de lo que cuestan). Tratando el VIH a tiempo, se reduce la transmisión (la carga viral en sangre se hace indetectable, y la infectividad baja mucho), con los que resulta mucho más fácil controlar la epidemia.

Sin embargo, grandes empresas que tienen la patente de estos medicamentos no permiten fabricarlos en países subdesarrollados a bajo coste. Se ha tardado más de una década en que se bajen los precios para África subsahariana, pero aún no lo suficiente como para conseguir que el TARGA (el tratamiento antirretroviral eficaz) esté al alcance de la mayoría.  

¿Por qué empresas que gastan millones en “responsabilidad social corporativa”, no están dispuestas en cambio a ceder sus fármacos a precio de coste (es decir, baratísimos) a países africanos que no pueden comprarlos, o al menos a permitir que se fabriquen genéricos? Muchas veces se ha dado la idea de que si se fabricaban genéricos en estos países, se desviarían para el consumo en países desarrollados que sí pueden comprarlos. Es una idea posible, pero irreal: eso nunca ha sucedido.

Hay honrosas excepciones a la negación de antirretriovirales para los países pobres: nevirapina ha sido facilitada gratuitamente por el laboratorio, que además permitió la fabricación de genéricos muy baratos. Con eso no pierde nada, y da una gran imagen corporativa. Así se está impidiendo la transmisión materno-fetal del VIH, pero sólo con este fármaco no se consigue mantener a los pacientes sin infecciones ni frenar la transmisión. ¿Por qué no hacer lo mismo con los demás medicamentos? -nos preguntamos muchos.

Estamos de acuerdo en que los laboratorios propietarios ganen todo el dinero que tengan que ganar, pero no deben olvidar que al conocimiento de los efectos clínicos de los fármacos ha contribuido toda la comunidad médica, y parece éticamente exigible liberar selectivamente ese conocimiento para paliar la epidemia cuando millones de vidas están en juego. Creo que las sociedades profesionales tienen derecho a plantear esa cuestión a los laboratorios farmacéuticos implicados, como parte inexcusable de su responsabilidad social corporativa.

Una buenísima noticia para el Día mundial de la lucha contra el SIDA del año que viene sería que los laboratorios comercializadores hubieran acordado permitir la fabricación de genéricos antiretrovirales en los países seleccionados que no pueden pagar los productos originales bajo patente. Y que la promoción de cada antirretrioviral fuera acompañada de un distintivo así: “Este laboratorio promueve la fabricación y distribución de todos sus antirretroviarles como genéricos en países pobres”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario. ¡Muchas gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: