//
estás leyendo...
Uncategorized

¿Análisis de coste/eficacia usando diferencias no significativas? Una opinión como cliente.

En muchos estudios farmacoeconómicos, partiendo de una comparación de A vs. B en la que no se hayan mostrado diferencias estadísticamente significativas, se usa esa diferencia no significativa de A sobre B para hacer un estudio de coste/eficacia. Esto es algo bastante asumido, tal vez con demasiada facilidad. Luego se realiza un análisis de sensibilidad que, como es obvio, tenderá a ser muy favorable a A en uno de los extremos y algo menos favorable a B en el otro extremo.

Teóricamente puede ser argumentado que, aunque la diferencia sea no significativa, si tomamos muchas decisiones basándonos en diferencias no significativas, al final estaremos acertando, consiguiendo un ahorro económico.

Pero, desde un punto de vista quizá más realista, o desde una perspectiva más cercana al pagador y proveedor de servicios, diríamos que:

1) Si no se ha demostrado diferencia significativa en eficacia, usarla no es metodológicamente consistente.

2) En esos casos, la diferencia que sí es segura es la del coste. Por tanto, si cuando no hay diferencias significativas, tomamos decisiones basadas en el coste, probablemente a la larga acertaremos con la eficiencia. Con este criterio, seguro que gastaremos menos en coste directo, y estadísticamente no tendremos más probabilidades de obtener peores resultados, a menos que asumamos como axioma que la opción terapéutica más cara tiende a ser la mejor.

3) Como los nuevos medicamentos, además, suelen ser los más caros, y los laboratorios financian comparaciones que tienden a favorecer algo a su fármaco, el uso de diferencias no significativas para estudios de coste/eficacia favorece o tiende a potenciar, en general, el uso de nuevos fármacos más caros que no han demostrado beneficios adicionales. Eso es, a la corta y a la larga, contrario a la eficiencia.

Una reciente Guía de Catsalut sobre evaluación económica (Marzo 2014), comenta sobre los análisis de minimización de costes:

Análisis de Minimización de Costes (AMC). Puede ser utilizado únicamente cuando se demuestre que las alternativas son equivalentes en términos terapéuticos. Se tendrá que justificar adecuadamente la equivalencia terapéutica, así como la validez de la medida de resultado empleada y su aceptación.

Parece un paso hacia la consideración aquí de las “alternativas terapéuticas equivalentes”. De forma análoga, creemos que para hacer un análisis de coste/eficacia se debería demostrar previamente que existe una diferencia de eficacia a favor de una de las opciones, al menos estadísticamente significativa.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario. ¡Muchas gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: