//
estás leyendo...
Uncategorized

Desvenlafaxina: ¿por qué?

Desvenlafaxina fue remitida a la EMA para su aprobación. Sin embargo, sólo disponía de estudios frente a placebo (lo cual parece poco ético en una patología con tantas alternativas). En consecuencia, la EMA no parecía dispuesta a aprobarlo y el laboratorio finalmente retiró la solicitud europea en 2008: http://www.ema.europa.eu/docs/es_ES/document_library/Medicine_QA/2010/01/WC500064247.pdf.

Pero eso no ha sido óbice para su aprobación en España cuatro años después (2012), a pesar de que los escasos datos comparativos frente a venlafaxina eran incluso negativos para desvenlafaxina. En la propia ficha técnica se lee:

“Se realizaron dos estudios comparando desvenlafaxina y venlafaxina retard frente a placebo con dosis

flexibles de desvenlafaxina en el rango de 200 a 400 mg al día. En uno de ellos, ni desvenlafaxina

(200-400 mg/día) ni venlafaxina (75-150 mg/día) fueron diferentes de placebo. En el otro estudio

venlafaxina retard (150-225 mg/día) fue superior a placebo mientras que desvenlafaxina (200-400

mg/día) no fue diferente de placebo”. http://www.aemps.gob.es/cima/pdfs/es/ft/75561/FT_75561.pdf

Con datos como estos, claramente expuestos en la propia ficha técnica, resulta difícil imaginar qué tiene que presentar un fármaco para conseguir ser rechazado en España. O qué se habrían perdido los pacientes deprimidos españoles por no poder acceder a desvenlafaxina, aparte de combinar la depresión mental con la económica: 200mg de desvenlafaxina al día cuestan 74,16€ mensuales, mientras que 150mg de venlafaxina retard cuestan 19,20€ (porque hay genéricos).

Desvenlafaxina, por tanto, consigue que, ya que tenemos genéricos de vanlafaxina, el mercado se pueda seguir desplazando a un producto de marca, más caro, que no sólo no ha mostrado ventaja en eficacia, sino que ni siquiera han conseguido mostrar equivalencia.

Como farmacéutico, como potencial paciente (espero que no) y como ciudadano, simplemente no lo entiendo. ¿Para qué sirve tanto brindis al sol con el uso adecuado de medicamentos y el empleo de genéricos si estos son minados desde arriba, por parte de quienes, por responsabilidad social y política, deberían defenderlos?

Sería adecuado reintroducir en los contratos-programa de hospitales el indicador de novedades terapéuticas no recomendadas, que nunca debería haberse eliminado, ya que tiene un elevado valor formativo y limita el recurso a las falsas novedades y al gasto inútil que suponen.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Desvenlafaxina, en la línea de salida | Sala de lectura - 17 de octubre de 2014

Deja un comentario. ¡Muchas gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: