//
estás leyendo...
Uncategorized

A Roberto Marín

Sevilla, 28 de Abril de 2017, Congreso SAFH

Queremos dedicar un momento a uno de los miembros de la SAFH más activos y destacados en su labor profesional: ROBERTO MARÍN, que falleció siendo aún muy joven, el año pasado, tras un trasplante de médula después de un linfoma contra el que luchó durante muchos años.

Hablamos de un profesional, de un compañero, de un amigo para algunos de los que me escucháis, y en definitiva de una persona. Los filósofos son incapaces de definir lo que es una persona; prácticamente hay acuerdo en que es indefinible, porque todo lo que se diga se queda ridículamente corto para encerrar su significado. Esto es aún más válido cuando hablamos de una persona concreta y tan excepcional como Roberto, pero podemos resaltar algunas cosas para aprender de él.

Dice un tópico absurdo que “nadie es imprescindible”. Más bien es verdad todo lo contrario: las personas son (somos) el centro y la clave de los proyectos, equipos y trabajos, y no es realmente posible sustituirlas, por ser únicas e irrepetibles. Y si me permitís hacer grados en esto, diría que Roberto era “muy” único y especialmente irrepetible.

Seguro que sus compañeros, que trabajaban con él día a día, podrían hacer una semblanza mucho mejor que yo. Tuve relación con él en cursos y actividades, pues los dos trabajábamos en la misma área de la información y evaluación de medicamentos. Además, coincidimos en el grupo coordinador de Génesis, donde tuvimos ocasión de estudiar y afrontar juntos cuestiones relacionadas con los nuevos medicamentos.

De él quiero destacar hoy tres valores que nos pueden dar ejemplo y ayudarnos a mejorar como personas y como profesión, pues es claro que ambas cosas van de la mano:

  • El primer valor es la cordialidad y el buen humor, tan necesarios para el trabajo en equipo. En cuanto tenías contacto con Roberto para tratar un tema, te hacía sentir ya que estábamos en el mismo equipo y esa cordialidad en el trato facilitaba el ponernos a trabajar juntos en lo que se terciase. Esa cordialidad estaba fundamentada en el gran aprecio que Roberto tenía a las personas que estaban a su alrededor, con los que compartía metas.

 

  • El segundo es precisamente esa actitud de compartir y cooperar, que además creo que siempre ha sido uno de los valores principales de los farmacéuticos de hospital, de los que más nos han ayudado a progresar. Creo que este es también un valor central del grupo Génesis y Roberto lo encarnó de una forma muy clara. Compartir metas, compartir conocimientos, compartir trabajo, sin reservarse nada y sin afán de protagonismo. Creo que este es un valor importante para siempre: nuestro verdadero progreso como profesión necesita líderes y colaboradores así, capaces de unir, cooperar y compartir, superando las tentaciones del protagonismo y la división inútil.

 

  • Y el tercero, que me pareció lo más sobrehumano, es su capacidad de trabajo, su dedicación y su esperanza, a pesar de la enfermedad que le tocó sufrir. Verdaderamente, al trabajar con él parecía irreal que tuviera una enfermedad tan grave, uno se preguntaba: ¿puede ser verdad? Él no cambió su vida, su buen humor y su trabajo a causa de su enfermedad; siguió adelante, más activo que el más sano de nosotros. Hasta el punto de que el último año de su vida aceptó la coordinación del grupo Génesis, una tarea que realizó perfectamente y con visión de futuro. Murió, como se suele decir, con la botas puestas.

Roberto, mi esperanza en la vida futura me mueve a hablarte en presente, sabiendo que nos escuchas. Desde aquí te agradecemos lo mucho que nos has dado, y te dedicamos este recuerdo, con el ánimo de encontrarnos y charlar de nuevo algún día.

Como escribió Miguel Hernández en la última estrofa de su elegía a Ramón Sijé:

“A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario. ¡Muchas gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: